Portada » La reducción del crédito continuará durante dos años

reduccion del credito

La reducción del crédito continuará durante dos años

La mayoría de las fuerzas políticas han reclamado al Parlamento que el Instituto Catalán de las Finanzas (ICF) acontezca la banca pública de Cataluña, y su consejero delegado, Josep Ramon Sanromà, en habla con serenidad. Asegura que, si la entidad pública se reconvirtiera, la apuesta sería la misma que en los últimos dos años. Las pymes y los autónomos han recibido el 84% del importe global del ICF. La situación prolongada de crisis hace que se siga priorizando la economía de pequeña escalera.

Cuando veremos que el grifo del crédito se reabre?

Todo está en tensión. La reducción del crédito continuará durante dos años. Dejando aparte las grandes operaciones y el sistema público, este año la financiación conjunta de la banca bajará un 7,14% y el 2014 hay una previsión adicional de bajada del 4%, según los expertos. La morosidad se disparará a tasas muy importantes, del 14%.

Quién tiene responsabilidad?

finanzas creditoTodos juntos estamos pagando los excesos, no provocados por nosotros, sino por un sistema global que se se llevaba activos del balance y volvía liquidez. El problema aquí es que esto no se destinó a la industria, sino mayoritariamente a la industria del ladrillo. Algunas cosas útiles para las familias, pero también a la construcción cuestionable en algunos aeropuertos, *Ave…

Pero no hay patronal que no diga que el crédito es la condición para reactivar la economía…
No sólo es la falta de crédito. Nuestro tejido económico es potente en en cuanto a potencialidad y pobre en en cuanto a recursos propios. Estamos en una cultura con el vicio de hacer negocios consiguiendo dinero a través de financiación externa: los recursos propios de las pymes europeas son del 45%, aquí del 20 o 25%; el endeudamiento con los proveedores y bancos es del 55%, aquí del 80%.

El importe global del ICF en los últimos dos años, 1.700 millones de euros, ha menguado. Cómo se explica esta bajada?

Es un modelo totalmente diferente. En etapas anteriores, participábamos en préstamos sindicados liderados por bancos a compañías grandes y financiábamos el sector público. Todo esto da un volumen de pocas operaciones y las cifras son muy elevadas, pero el impacto real sobre el tejido empresarial es muy poco, porque se concentra mucho en grandes operaciones.

Trabajan con menos volumen, pero con más incidencia en el tejido económico?

Sí, y con un mayor número de operaciones. Ahora analizamos cinco veces más de operaciones de las que veíamos antes y formalizamos tres veces más. Es un cambio de modelo.

Por lo tanto, sin grandes operaciones, hacia qué empresas se focalizan?

Los grandes esos son la internacionalización, para hacer operaciones directas; la consolidación empresarial, para ayudar a que las empresas ganen dimensión, y el apoyo a la emprendeduría, con diferentes vehículos e instrumentos, que van desde el crédito, hasta inversiones con capital riesgo, préstamos participativos

Pero no todos los sectores pueden internacionalizarse o exportar. No se castiga doblemente a los que viven del mercado interno, que es lo más débil ahora mismo?

No. En dos años hemos dado financiación a 8.500 empresas por más de 1.700 millones de euros y no todas son del bloque de la internacionalización. Una cosa es priorizar y la otra es dejar de hacer. Hay muchas empresas dedicadas al mercado interior que tienen una situación de limitación de capacidad de riesgo por parte de las entidades financieras y las acompañamos desde la ICF.

En ruta hacia la banca pública. Qué cambiaría con un ICF convertido en un banco público de Cataluña?

Desde el punto de vista de la actividad, cambiarían pocas cosas. Pero nos traería a ser una entidad de crédito, mientras que ahora somos una entidad financiera. Esta transformación implicaría también asemejarnos a cualquier de los bancos públicos europeos que hay en este momento al entorno regional, como los *länders alemanes, pero con una dimensión mucho más pequeña.

Bajo qué modalidad?

Tendría una modalidad de sociedad anónima, en la que los accionistas en principio tiene que ser el Gobierno de la Generalitat y, por lo tanto, representando de los 7,5 millones de catalanes. Se focalizaría, como hasta ahora, al complementar la financiación del sector bancario privado, con unos objetivos estratégicos: la internacionalización, la consolidación empresarial, la capitalización de estas empresas y el fomento de la emprendeduría.

Si los objetivos son los mismos, estos 7,5 millones de catalanes como notarán el cambio?

Lo notará porque nos dará más capacidad de crecimiento, podremos endeudarnos a los mercados, acceder en el Banco Central Europeo y estar dentro de un marco europeo ordenado y regulado. Hoy no, hoy somos una situación aislada dentro del perímetro europeo y español.

No se podrían abrir depósitos.
Los mercados serían nuestras vías de financiación. No está descartado, pero el particular no podría hacer depósitos en esta entidad. Es como lo marca el modelo de la Unión Bancaria Europea, con una banca pública que capta recursos a los mercados y, por lo tanto, de los inversores internacionales y locales.

A diferencia de los profesionales alemanes, aquí el riesgo de depender de los mercados es elevado…

Muchísimo más elevado y mucho más caro. Pero nosotros, a pesar de esto, hemos captado recursos en estos últimos dos años. Más caro, esto es verdad, pero con una atomización del riesgo: más emprendidas accediendo el riesgo y menos concentración del riesgo en grandes operaciones.

Para ser el banco público de Cataluña, le hace falta ficha bancaria. Habla de tener la ficha bancaria para convertir la ICF en banca pública antes de 2015?

Europa es lenta y hay una voluntad política firmada. El 2014 se tendría que completar este modelo y el 2015 tenerlo ya terminado.

Descarta que sea Madrid, de quien depende ahora, que los otorgue esta ficha bancaria…
No. No lo descarto. No he notado ninguna aversión ni etiqueta política. Técnicamente hay razones objetivas para traer este proceso de forma ordenada, consultando, preguntando, para otorgar la ficha bancaria, que es una definición que no me gusta…

Cómo se llama ahora?

Ahora se le dice autorización para operar como entidad de crédito. Ahora no se compra ni se vende, como antes; ahora lo da el regulador.

Por lo tanto, se igualaría el ICF al Instituto del Crédito Oficial (ICO) español?

Nuestra misión no es asemejarnos a la ICO, sino ser el banco público de Cataluña, una entidad de crédito dentro del marco bancario de la Unión Europea. El marco político hace su ruido, pero los cambios se tienen que hacer, sí o sí, conjuntamente con España y desde un camino técnico y profesional.

Madrid, que es todavía el regulador, puede verlo así…

Son dos modelos diferentes y los dos tienen su espacio. Acabe como acabe esta historia, a nivel europeo puede haber una banca modelo ICO, que hay un por estado, y una banca pública más focalizada en la financiación directa y compartiendo riesgo con las entidades de crédito.

Por cierto, parece que Alemania quiere dar créditos a pymes del sur de Europa. Es una incoherencia?

Al final el dinero tiene que fluir. Institucionalmente, la capacidad financiera y la capacidad de captar dinero de los mercados globales de Alemania es infinitamente superior a los del Estado español y, por supuesto, muy superior al de las comunidades autónomas. Que pueda haber una voluntad de los gobiernos para que el conjunto de la Unión Europea eche, y que haya más ocupación, más consumo, y que las cosas funcionen, lo encuentro perfecto. De alguna manera es poner su capacidad y su rating internacional al servicio de la reactivación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *