Portada » ¿Cómo hacer maquetas de trenes?

Cómo hacer maquetas de trenes

¿Cómo hacer maquetas de trenes?

Las maquetas de trenes están enmarcadas en lo conocido como modelismo ferroviario, que es una actividad recreativa realizada por diversos profesionales con el fin de imitar a los trenes y su entorno en ciudades y regiones.

Motivos por los que se hacen maquetas de trenes y consejos

Muy frecuentadas en el siglo pasado, estas maquetas pueden contener trenes quietos o en movimiento. Para el último caso se emplea una electricidad de aproximadamente 12 voltios y sirve para simular la circulación y los factores pertinentes como la iluminación.

Cualquiera sea el método y su complejidad, la idea de las maquetas de trenes es mostrar en una obra el funcionamiento de un sistema ferroviario tanto actual como uno futuro que dicho autor desea construir en su ciudad.

Es por ello que las maquetas de trenes se pusieron de moda a fines del siglo XIX, unos años antes de la creación de decenas de líneas de ferrocarriles en diferentes partes del mundo. Al mismo tiempo las maquetas permiten explicar otras posibles construcciones.

No obstante, hacer una maqueta de tren no es nada sencillo, ya que cualquier pequeño error en un determinado detalle puede confundir a quienes lo vean, por lo que resulta indispensable que prestes atención y tengas en cuenta algunos consejos.

El primero es consumar toda la planificación previa

Es casi obligatorio que para empezar a realizar la respectiva maqueta ferroviaria cuentes con una clara idea de por qué la vas a construir y qué es lo que pretendes dar a conocer.

Vista como una muy buena obra que solo unos pocos saben desarrollarla, en una maqueta de trenes debes plasmar la posterior realidad que, claro está, será comparada con aquello que mostraste previamente. Además tienes que explicar todos los detalles del funcionamiento.

maqueta de tren

Esto último refiere a la colocación de todo lo necesario que quieres que dicho ferrocarril posea tanto en él como en sus alrededores para obtener buena repercusión y convencer a la gente de que eso es lo mejor que se puede hacer debido a los resultados que otorgará.

Se trata del tamaño de cada tren y sus vagones, la frecuencia (es decir, tiempo que transcurrirá entre uno y otro), su diseño y si serán trenes viejos o modernos, las señales, el sistema eléctrico y los paisajes en su alrededor, entre tantos otros.

Serán días, semanas y hasta incluso meses de preparación de la maqueta en la que podrás utilizar al máximo tú imaginación siempre y cuando sepas que es algo posible. Por ejemplo, es imposible un tren pasando por arriba de otro si a tres metros hay un puente.

El segundo es designar un espacio para la maqueta de trenes

Dado que si bien es ligera y de poca altura, su largura, anchura y delicadez (no se puede romper ni golpear con nada) producen que sea una cuestión compleja dónde apoyarla para trabajar y para ser guardada.

Es por eso que lo más recomendable es destinar a la maqueta un lugar espacioso y en el que no haya gran circulación de personas como, por ejemplo, un garaje, un sótano, la parte superior de una biblioteca o un cajón largo y espacioso destinado únicamente a ella.

Lo propio sucede al momento de ser trasladada para mostrársela a otra persona o mismo para ser expuesta al público en un museo o sala de proyectos. Lo ideal es que la lleves en el baúl de un auto o en algún asiento pero sin ningún objeto alrededor.

El tercero es decidir cuál crees que es la mejor escala para tu maqueta de tren

Las más confiables y utilizadas son la H0 (con una escala de 1.87 y 1.160) para objetos o sistemas más pequeños. Ambas son las más confortables y las que más material reúnen.

A su vez hay otras escalas que por cuestiones técnicas se utilizan mucho menos como la N y la H0. Por ejemplo, en países de Europa se apela a la 00 (factor de escala 1.76) y en Estados Unidos la 0 y factor 1.48. Además, son regiones donde se acude mucho a las maquetas.

Hacer maquetas de trenes de miniatura

El cuarto es similar al primero

Este paso tiene que ver con la época a la que el tren va a pertenecer o simular ser. No será lo mismo fundar un sistema obsoleto en un parque que recrea cosas y momentos antiguos que una idea acorde a cómo deben ser los trenes del futuro.

Al mismo tiempo tu maqueta puede estar siendo creada para imitar el sistema de transporte ferroviario de una película de ficción protagonizada por el tren bala. De cualquier modo, todos los detalles pertinentes tienen que estar volcados en tu maqueta.

El quinto es un nuevo desafío a tu imaginación

Esto es importante ya que te permite lograr la maqueta deseada y por qué no también superar tus expectativas: el mismo consta de imaginar eso que ves frente a tus ojos funcionando en la vida real para dar cuenta de lo que es realmente.

Cabe destacar que las maquetas para todo tipo de construcción se emplean mucho para arquitectura y política. En el primer caso se corresponde a estudiantes que están aprendiendo a diseñar y sentar bases de una futura casa, edificio o lugar.

Las maquetas de trenes fueron y son muy importantes porque muestran el futuro de algo que es muy necesario para cualquier sociedad o sitio; son obras que en muchos casos hasta han quedado en la historia por su gran repercusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *